PROTECTORES DE ESTÓMAGO

Los protectores de estómago son de los medicamentos más consumidos para combatir el reflujo gastroesofágico.

El tratamiento del reflujo gastroesofágico generalmente consta de tres etapas. Las dos primeras etapas incluyen la toma de medicamentos, hacer dieta y mejorar el estilo de vida. La tercera etapa es la cirugía. La cirugía es el último recurso en casos muy graves de enfermedad por reflujo gastroesofágico que implican complicaciones.

La mayoría de las personas se beneficiarán de los tratamientos de primera etapa junto con el ajuste de cómo, cuándo y qué comer. Sin embargo, ajustar la dieta y el estilo de vida puede no ser eficaz para todos. En estos casos, los médicos pueden recomendar el uso de medicamentos que retrasan o detienen la producción de ácido en el estómago.

Los inhibidores de la bomba de protones, también conocidos como protectores de estómago, son un tipo de medicamentos que pueden ser utilizados para reducir el ácido del estómago y aliviar los síntomas de reflujo gastroesofágico.

Otros medicamentos que pueden tratar el exceso de ácido estomacal son los antagonistas H2, como famotidina y cimetidina. Sin embargo, los protectores de estómago son generalmente más eficaces que los antagonistas H2 y pueden aliviar los síntomas en la mayoría de las personas que tienen enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Cómo funcionan los protectores de estómago.

protectores de estómagoLos protectores de estómago funcionan bloqueando y reduciendo la producción de ácido del estómago. Esto le da tiempo al tejido esofágico dañado para recuperarse. También ayudan a prevenir la acidez estomacal, la sensación de ardor que a menudo acompaña a la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Los protectores de estómago son uno de los medicamentos más eficaces para aliviar los síntomas del reflujo gastroesofágico ya que incluso una pequeña cantidad de ácido puede causar síntomas significativos. Una ayuda podrían ser los antiácidos estomacales.

Ayudan a disminuir el ácido del estómago durante un período de 4 a 12 semanas. Esta cantidad de tiempo permite la correcta cicatrización de los tejidos del esófago. Los protectores de estómago pueden necesitar más tiempo para aliviar los síntomas que un antagonista H2, que generalmente empieza a reducir el ácido del estómago en una hora. Sin embargo, el alivio de los síntomas de los protectores de estómago generalmente duran más tiempo.

Entre los protectores de estómago más conocidos encontramos:

  • Lansoprazol.
  • Omeprazol.
  • Esomeprazol.
  • Pantoprazol.
  • Rabeprazol.

Habla con tu médico si los síntomas de reflujo gastroesofágico no mejoran con protectores de estómago al cabo de unas pocas semanas. Podrías estar sufriendo una infección por Helicobacter pylori.

Este tipo de infección requiere un tratamiento más complejo. Sin embargo, la infección no siempre provoca síntomas. Cuando se presentan síntomas, son muy similares a los síntomas de reflujo gastroesofágico. Esto hace que sea difícil distinguirlo.

Los síntomas de una infección por Helicobacter pylori pueden incluir:

  • Náuseas
  • Eructos frecuentes.
  • Pérdida de apetito.
  • Hinchazón.

Si tu médico sospecha que sufres una infección por Helicobacter pylori te realizará varias pruebas para confirmar el diagnóstico.

Efectos secundarios de los protectores de estómago.

Los protectores de estómago son considerados medicamentos seguros y bien tolerados. Sin embargo, varias investigaciones sugieren ahora que existen ciertos riesgos que pueden estar involucrados con el uso a largo plazo de estos fármacos.

Este estudio demostró que las personas que utilizan protectores de estómago a largo plazo tienen una menor diversidad de bacterias intestinales. Esta falta de diversidad supone un mayor riesgo de infecciones, fracturas óseas y deficiencia de vitaminas y minerales.

Nuestro intestino contiene billones de bacterias. Si bien algunas de estas bacterias son perjudiciales, la mayoría de ellas son inofensivas y nos ayudan en muchas funciones, desde la digestión a la estabilización del estado de ánimo.

Los protectores de estómago puede perturbar el equilibrio de estas bacterias con el tiempo, haciendo que las bacterias perjudiciales superen en número a las bacterias beneficiosas. Esto puede provocar una enfermedad.

Además, la FDA declaró que el uso a largo plazo de los protectores de estómago podría estar asociado con niveles bajos de magnesio. Esto puede dar lugar a graves problemas de salud, incluyendo espasmos musculares, latidos cardíacos irregulares y convulsiones.

En el 25% de los casos que la FDA revisó, la toma de suplementos de magnesio por sí solos no mejoró los niveles bajos de magnesio en sangre. Como resultado, los protectores de estómago tuvieron que ser interrumpidos.

A pesar de los efectos secundarios potenciales, los protectores de estómago son, por lo general, un tratamiento muy eficaz para la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Otros consejos.

Cuando dejes de tomar los protectores de estómago, puedes experimentar un aumento en la producción de ácido. Este aumento puede durar varios meses. Tu médico puede retirártelos gradualmente para ayudarte a prevenir que esto suceda.

También puede recomendarte seguir estos consejos para reducir la molestia de los síntomas del reflujo gastroesofágico:

  • Comer porciones más pequeñas.
  • Consumir menos grasa.
  • Evitar tumbarnos durante al menos dos horas después de comer.
  • Usar ropa suelta.
  • Elevar la cabecera de la cama.
  • Evitar el alcohol, el tabaco y los alimentos que desencadenan los síntomas.

Asegúrate de consultar con tu médico el tema de dejar de tomar cualquier medicamento recetado. 

error: Contenido protegido.