REFLUJO Y MAL ALIENTO

Reflujo y mal aliento están relacionados debido a que la regurgitación del contenido del estómago puede causar ardor de estómago y un sabor amargo en la boca. Se trata de uno de los síntomas más característicos del reflujo gastroesofágico.

El mal aliento puede ser controlado no sólo por la gestión de la enfermedad por reflujo gastroesofágico, sino también realizando una serie de cambios.

Reflujo y mal aliento mejoran con cambios en el estilo de vida.

Realizando algunos cambios en el estilo de vida podemos prevenir el reflujo gastroesofágico, lo que puede ayudarte a mantener un aliento fresco.

En primer lugar, debes dejar de fumar si actualmente eres fumador. Fumar causa mal aliento por sí mismo. Además, los productos con nicotina provocan que tu esfínter esofágico inferior se relaje, lo que permite que el reflujo ácido retroceda hasta el esófago. Fumar también aumenta el riesgo de cáncer de boca, garganta, esófago, estómago, páncreas, hígado y colon, además de la disfagia esofágica.

Otros consejos para mejorar los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico incluyen:

  • Esperar por lo menos 2-3 horas antes de acostarte después de comer.
  • Elevar la almohada o la cabecera de la cama para crear inclinación y reducir la presión sobre el esfínter esofágico inferior.
  • Comer comidas más pequeñas durante el día en lugar de tres comidas grandes.
  • Alcanzar y mantener un peso saludable para ayudar a reducir la presión en el esfínter esofágico inferior.
  • Mascar chicle para refrescar el aliento y disminuir el reflujo y mal aliento.

Cambios en la dieta para el tratamiento del reflujo.

Cambiar tu dieta puede ayudarte a aliviar los síntomas de reflujo y mal aliento. Muchos alimentos pueden agravar el reflujo ácido mediante la relajación del esfínter esofágico inferior o aumentando la acidez en el estómago. Algunos alimentos también pueden causar mal aliento por si mismos.

Es posible que debas limitar o evitar estos alimentos:

  • Alcohol.
  • Café y té que contienen cafeína.
  • Cebollas.
  • Ajo.
  • Frutas y zumos cítricos.
  • Productos derivados del tomate.
  • Menta.
  • Comida picante.
  • Chocolate.
  • Alimentos fritos o grasientos.

Comer alimentos ricos en fibra son buenos para combatir el mal aliento. La fibra ayuda a que la digestión se realice sin problemas por lo que el reflujo es menos probable que ocurra.

Reflujo y mal alientoLos alimentos fibrosos también mantienen una sensación de saciedad durante más tiempo y pueden ayudarte a mantener tu peso. La enfermedad por reflujo gastroesofágico se ha relacionado con un exceso de peso, así que habla con tu médico acerca de perder peso para aliviar el dolor en la boca del estómago y náuseas.

Perder el exceso de peso también disminuye el riesgo de sufrir una hernia de hiato, que también puede aumentar los síntomas del reflujo gastroesofágico.

Beber mucha agua durante todo el día ayuda a refrescar el aliento. Es menos probable que provoque debilitamiento del esfínter esofágico inferior como hacen otras bebidas. También ayuda a eliminar las bacterias que pueden producir el mal aliento.

Asegúrate de tomar agua sin gas ya que la carbonatación que sufre el agua con gas puede aumentar los síntomas de acidez en algunas personas y empeorar el dolor de la boca del estómago y gases.

Medicamentos para el tratamiento de la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Existen varios tipos de medicamentos que pueden tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico incluyendo:

  • Bloqueadores de la histamina (bloqueadores H2).
  • Inhibidores de la bomba de protones.
  • Antiácidos, como carbonato de calcio o de aluminio e hidróxido de magnesio .

Algunos antiácidos masticables incluyen ingredientes para refrescar el aliento y aliviarán los síntomas de reflujo y mal aliento.

Otros medicamentos y fármacos para la enfermedad por reflujo gastroesofágico pueden conducir a sequedad en la boca. La boca seca aparece cuando las glándulas salivales no producen suficiente saliva.

Esto puede ser incómodo, y también puede causar mal aliento. Pregúntale a tu médico acerca de las soluciones para la boca seca y los posibles efectos secundarios de los medicamentos que tomas.

error: Contenido protegido.