DOLOR EN LA BOCA DEL ESTÓMAGO Y GASES

Cuando hablamos de dolor en la boca del estómago y gases hay que decir que los gases, aunque potencialmente incómodos, son normales y no son motivo de preocupación.

El reflujo gastroesofágico, sin embargo, además de poder ser incómodo puede conducir a otras complicaciones de salud si no se tratan.

Ambas condiciones implican al tracto digestivo pero ¿Realmente existe un vínculo entre el reflujo y los gases? Parece posible que los dos estén relacionados. Ciertos tratamientos pueden aliviar los síntomas de ambos.

Por qué sufrimos dolor en la boca del estómago y gases.

Lo admitamos o no, todo el mundo ha tenido gases en algún momento. Tu tracto digestivo produce gases y los elimina por la boca a través de eructos o por el recto a través de flatulencias. Cada persona expulsa gases sobre 13-21 veces al día. Los gases se componen principalmente de dióxido de carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno y metano.

Los gases del tracto digestivo son causados por alguna cantidad de aire tragada o por la descomposición de los alimentos por las bacterias del colon. Los alimentos que causan gases en una persona pueden no hacerlo en otra.

Esto se debe a que las bacterias presentes en el intestino grueso pueden eliminar los gases que otros tipos de bacterias han producido anteriormente. Es un equilibrio delicado, y los investigadores creen que pequeñas diferencias en este equilibrio causan que algunas personas produzcan más gases que otras.

La mayoría de los alimentos se descomponen en el intestino delgado. Sin embargo, algunas personas no pueden digerir ciertos alimentos y sustancias, como la lactosa, debido a la falta o ausencia de ciertas enzimas que ayudan a la digestión.

Los alimentos no digeridos pasan del intestino delgado al colon, donde son metabolizados por bacterias inofensivas. Ese olor desagradable asociado con las flatulencias es causado por gases sulfurosos liberados por estas bacterias.

Los alimentos que provocan gases con más frecuencia son:

  • Manzanas.
  • Espárragos.
  • Brócoli.
  • Coles de Bruselas.
  • Repollo.
  • Coliflor.
  • Cebollas.
  • Peras.
  • algunos granos enteros.

Conexión entre reflujo y gases.

dolor en la boca del estómago y gasesEntonces quién es el culpable del dolor en la boca del estómago y gases… Muchas de las cosas que contribuyen a la producción de gases también conducen al reflujo gastroesofágico.

Hacer cambios en el estilo de vida para tratar el reflujo ácido puede ayudar a reducir el exceso de gas.

Por ejemplo, puedes eliminar las bebidas carbonatadas como la cerveza para aliviar los síntomas o realizar comidas más pequeñas más a menudo para reducir los síntomas de ambas condiciones.

Lo inverso también puede ser cierto. El intento de liberar gases puede desencadenar el reflujo ácido. Los eructos, tanto durante como después de las comidas, para liberar el aire que acumulamos cuando el estómago está lleno es normal. Sin embargo, algunas personas tragan demasiado aire, expulsándolo antes de que entre en el estómago.

Muchas personas creen erróneamente que el eructo aliviará los síntomas del reflujo ácido pero pueden estar haciéndose más daño de lo que creen. Varios estudios han demostrado que tragar aire aumenta el estiramiento del estómago, lo que desencadena que el esfínter esofágico inferior se relaje, favoreciendo que aparezca el reflujo gastroesofágico.

Ciertas personas que han sido sometidas a cirugía para corregir la enfermedad por reflujo gastroesofágico pueden desarrollar una condición donde se evitan los eructos y la capacidad de vomitar. Este síndrome generalmente desaparece por sí solo al cabo de 2-4 semanas de la cirugía, pero a veces persiste.

En los casos más graves, puede que tengas que cambiar tu dieta o recibir asesoramiento para ayudarte a eliminar el hábito de eructar. En los casos más graves, una cirugía adicional puede ser necesaria para corregir el problema.

Habla con tu médico.

Aunque no está completamente clara la conexión entre reflujo, dolor en la boca del estómago y gases, realizar cambios en el estilo de vida puede ser útil en la reducción de los síntomas de ambos situaciones. Lleva un registro de los alimentos que te causan reflujo ácido y gases para ayudar a tu médico a solucionar el problema.

También debes tener en cuenta:

error: Contenido protegido.