DISFAGIA ESOFÁGICA

La disfagia esofágica aparece cuando tenemos dificultad para tragar y suele ocurrir cuando sufrimos enfermedad por reflujo gastroesofágico. La disfagia puede aparecer ocasionalmente o de manera más regular. La frecuencia depende de la gravedad del reflujo y su tratamiento.

Reflujo y disfagia esofágica.

El reflujo crónico de los ácidos del estómago hacia el esófago puede irritar la garganta. En casos severos causará disfagia y el tejido cicatricial se desarrollará en tu esófago. Este tejido cicatricial puede estrechar el esófago y provocar una estenosis esofágica .

En algunos casos, la disfagia esofágica será resultado directo del daño esofágico. El revestimiento del esófago puede alterarse y parecerse al tejido que recubre los intestinos. A esta condición se le conoce como esófago de Barrett.

Síntomas de la disfagia esofágica.

Los síntomas de la disfagia esofágica varían en cada persona. Se pueden experimentar problemas para tragar alimentos sólidos pero no tener ningún problema con los líquidos. Algunas personas experimentan lo contrario y tienen dificultad para tragar líquidos pero tragan sólidos sin ningún problema. Algunas personas tienen dificultad para tragar cualquier sustancia, incluso su propia saliva.

Es posible que se sufran síntomas adicionales, incluyendo:

Los síntomas pueden aparecer cuando se consumen alimentos que son desencadenantes comunes para el reflujo ácido como:

  • Productos a base de tomate.
  • Frutas y jugos cítricos.
  • Alimentos grasos o fritos.
  • Alcohol.
  • Bebidas con cafeína.
  • Chocolate.
  • Menta.

Tratamiento de la disfagia esofágica.

La disfagia por reflujo puede tratarse con medicamentos. Los inhibidores de la bomba de protones son medicamentos que reducen los ácidos del estómago y alivian los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. También pueden ayudar a curar la erosión del esófago causada por el reflujo.

Entre los inhibidores de la bomba de protones más conocidos se incluyen:

  • Esomeprazol.
  • Lansoprazol.
  • Omeprazol.
  • Pantoprazol.
  • Rabeprazol.

Los inhibidores de la bomba de protones se toman generalmente una vez al día. Otros medicamentos para el reflujo gastroesofágico, como los bloqueadores H2, también pueden reducir los síntomas. Sin embargo, no pueden curar el daño al esófago.

Cambios en el estilo de vida.

Disfagia esofágicaRealizar cambios en el estilo de vida puede ayudarnos a comer y tragar mejor. Es importante eliminar las bebidas alcohólicas y los productos con nicotina de nuestra vida. El tabaco y el alcohol pueden irritar el esófago y aumentar la probabilidad de acidez estomacal.

Realiza comidas pequeñas a menudo en lugar de tres comidas grandes al día. La disfagia esofágica moderada a severa puede requerir seguir una dieta blanda o líquida. Evita los alimentos pegajosos, como mermelada o crema de cacahuete, y asegúrate de cortar los alimentos en trozos pequeños para hacer más fácil la deglución.

Los problemas para tragar pueden interferir con tu capacidad para mantener tu peso o para obtener las vitaminas y minerales que necesitas para mantenerte sano.

Cirugía.

La cirugía puede ser necesaria para pacientes que presentan reflujo severo y no responden a medicamentos ni a cambios en el estilo de vida. Algunos procedimientos quirúrgicos usados ​​para tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico, el esófago de Barrett o la estenosis esofágica, también pueden reducir o eliminar los episodios de disfagia esofágica.

Estos procedimientos incluyen:

  • Procedimientos endoscópicos: Estos fortalecen el esfínter esofágico inferior y previenen el reflujo ácido.
  • Dilatación esofágica: Este es un tratamiento quirúrgico común para la disfagia. En este procedimiento, un pequeño globo unido a un endoscopio extiende el esófago para tratar la estenosis.
  • Eliminación parcial del esófago: Este procedimiento elimina porciones de esófago o áreas que se han vuelto cancerosas debido al esófago de Barrett gravemente dañado.
La disfagia esofágica puede ser dolorosa pero no es siempre una condición crónica. Alerta a tu médico por cualquier dificultad para tragar y otros síntomas de reflujo gastroesofágico que estés experimentando. La dificultad para tragar asociada con enfermedad por reflujo gastroesofágico puede ser tratada con  medicamentos para reducir el ácido del estómago.
error: Contenido protegido.