INFANTIL

El reflujo gastroesofágico en bebés es más común ya que su esfínter esofágico inferior puede estar debilitado o subdesarrollado.

De hecho, se estima que más de la mitad de los bebés experimentan reflujo ácido de algún grado.

La afección generalmente alcanza su máximo apogeo a los 4 meses y desaparece por sí sola entre los 12 y 18 meses de edad.

Es raro que los síntomas de reflujo gastroesofágico en bebés continúen más allá de los 24 meses.

Si persisten, puede ser signo de enfermedad por reflujo gastroesofágico, que es una patología más severa.

Por estos motivos debemos prestar atención a los síntomas del reflujo gastroesofágico en bebés.

Síntomas de reflujo gastroesofágico en bebés.

Aunque pueden variar, los 10 síntomas de reflujo en bebés incluyen:

  • Regurgitaciones y vómitos.
  • Negativa a comer y dificultad para comer o tragar.
  • Irritabilidad durante la alimentación.
  • Eructos o hipo.
  • Falta de aumento de peso.
  • Arqueo anormal.
  • Tos frecuente o neumonía recurrente.
  • Náuseas o asfixia.
  • Dolor en el pecho o ardor de estómago.
  • Trastornos del sueño.

Regurgitación y vómito.

reflujo gastroesofágico en bebésLa regurgitación es normal en los niños. Sin embargo, el exceso de saliva hasta puede ser un síntoma de enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Esto es especialmente cierto si el bebé tiene más de 12 meses y todavía vomita con fuerza después de las comidas.

Expulsar sangre, líquido de color verde-amarillo o una sustancia que parezca café molido también puede significar enfermedad por reflujo gastroesofágico u otros trastornos más graves.

La regurgitación es normalmente indolora. Tu bebé se mostrará feliz y saludable después de regurgitar. Pero vomitar es más doloroso y, seguramente, llorará durante unos minutos.

Negativa a comer y dificultad para comer o tragar.

Tu bebé puede negarse a comer si experimenta dolor durante la alimentación. Este dolor puede ser debido a la irritación que ocurre cuando el contenido del estómago retrocede hasta el esófago.

Irritabilidad durante la alimentación.

Los bebés con enfermedad por reflujo gastroesofágico también pueden comenzar a gritar y llorar durante la alimentación. La respuesta es, por lo general, debida a la incomodidad abdominal o irritación esofágica.

Eructos o hipo húmedo.

Un eructo húmedo o hipo húmedo es cuando un bebé escupe líquido cuando eructa o tiene hipo. Esto puede ser síntoma de reflujo ácido o, menos normal, de enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Falta de aumento de peso.

La pérdida de peso o la falta de aumento de peso puede ocurrir como resultado de vómitos excesivos o mala alimentación asociada con el reflujo ácido o enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Arqueo anormal.

Los bebés pueden arquear su cuerpo durante o después de la alimentación. Se cree que esto puede ser debido a una sensación de ardor dolorosa causada por la acumulación de líquido del estómago en el esófago.

El arqueo anormal puede ser debido a un problema neurológico, sin embargo, puede ser un síntoma de enfermedad por reflujo gastroesofágico si tu bebé también vomita o se niega a comer.

Tos frecuente o neumonía recurrente.

Tu bebé puede toser con frecuencia debido al ácido o alimento que procede de la parte posterior de la garganta. La comida regurgitada también puede ser inhalado en los pulmones y la tráquea, y pueden conducir a neumonía.

Otros problemas respiratorios, como el asma, pueden desarrollarse como resultado de la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Asfixia.

Tu bebé puede vomitar o ahogarse cuando el contenido del estómago sube hasta el esófago. La posición del cuerpo de tu bebé durante la alimentación puede empeorar la situación.

La gravedad ayuda a mantener el contenido del estómago en su sitio. Lo mejor es mantener a tu bebé en una posición vertical durante al menos 30 minutos después de darle de comer para evitar que los alimentos puedan ser regurgitados o vomitados.

Dolor en el pecho o acidez.

El contenido del estómago regurgitado puede irritar el revestimiento del esófago y causar ardor de estómago.

Este es uno de los signos más comunes de reflujo gastroesofáfico en bebés, niños mayores y adultos, aunque puede ser difícil de reconocer en los bebés.

Trastornos del sueño.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico puede provocar que sea más difícil para tu bebé dormir toda la noche. Trata de darle de comer mucho antes de la hora de acostarse para que el contenido del estómago tenga tiempo de establecerse totalmente.

Te invitamos a que leas cómo aliviar el reflujo en bebés para saber cómo actuar en determinados casos.

Es importante hablar con tu médico o pediatra si crees que tu bebé tiene enfermedad por reflujo gastroesofágico. Tu médico puede descartar otras condiciones o confirmar un diagnóstico de enfermedad por reflujo gastroesofágico.

También puede sugerirte algunos cambios de estilo de vida que van a ayudar a tratar la enfermedad por reflujo gastroesofágico de tu bebé.

error: Contenido protegido.