ESÓFAGO DE BARRETT

El esófago de Barrett es una condición en la cual las células que componen el esófago comienzan a parecerse a las células que componen el intestino. Esto sucede a menudo cuando las células son dañadas por la exposición al ácido del estómago.

Esta condición suele desarrollarse después de varios años sufriendo reflujo gastroesofágico. En algunos casos, el esófago de Barrett puede evolucionar a cáncer de esófago.

Causas del esófago de Barrett.

La causa exacta por la que aparece el esófago de Barrett no se conoce todavía. Sin embargo, aparece con mayor frecuencia en personas con reflujo gastroesofágico.

Parece ser que las células del esófago pueden llegar a volverse anormales por la exposición a largo plazo al ácido del estómago. El esófago de Barrett puede desarrollarse sin reflujo gastroesofágico pero los pacientes con reflujo gastroesofágico tienen de 3 a 5 veces más probabilidades de desarrollar esófago de Barrett.

Aproximadamente el 5-10% de las personas con reflujo gastroesofágico desarrollará esófago de Barrett. Afecta al doble de hombres que de mujeres y, por lo general, se diagnostica después de los 55 años.

Con el tiempo, las células del revestimiento del esófago pueden convertirse en células precancerosas, y de ahí transformarse en células cancerosas. Sin embargo, tener esófago de Barrett no significa que se convierta en cáncer con total seguridad.

Se estima que sólo alrededor del 0,5% de las personas con esófago de Barrett desarrollarán cáncer.

Cuáles son los factores de riesgo.

Si sufres síntomas de reflujo gastroesofágico durante más de 10 años, tienes un mayor riesgo de desarrollar esófago de Barrett.

Otros factores de riesgo para desarrollar esófago de Barrett incluyen:

  • Ser hombre.
  • Ser de raza blanca.
  • Tener más de 50 años.
  • Sufrir gastritis por H. pylori.
  • Fumar.
  • Ser obeso.

Los factores que agravan la enfermedad por reflujo gastroesofágico pueden empeorar el esófago de Barrett. Éstas incluyen:

  • Fumar.
  • Alcohol.
  • Uso frecuente de AINEs.
  • Comer grandes porciones en las comidas.
  • Dietas altas en grasas saturadas.
  • Comida picante.
  • Acostarnos menos de cuatro horas después de comer.

El esófago de Barrett no presenta ningún síntoma. Sin embargo, la mayoría de las personas con esta condición también sufren enfermedad por reflujo gastroesofágico, experimentando acidez estomacal frecuente.

Llama a tu médico si sufres alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor en el pecho.
  • Vómitos con sangre , o vómito que parece café molido.
  • Dificultad para tragar.
  • Sangre en las heces.

Diagnóstico y clasificación del esófago de Barrett.

Esófago de BarrettSi tu médico sospecha que tienes esófago de Barrett puede pedirte una endoscopia. Una endoscopia es un procedimiento que utiliza un endoscopio, o tubo con una pequeña cámara y luz. Un endoscopio permite al médico ver el interior del esófago.

Tu médico va a asegurarse de que el esófago se ve de color rosa y brillante. Las personas que tienen esófago de Barrett presentan un esófago rojo y aterciopelado.

Tu médico también puede tomar una muestra de tejido que le permitirá entender qué cambios están ocurriendo en tul esófago. Tu médico examinará la muestra de tejido buscando displasia o desarrollo de células anormales. La muestra de tejido se clasifica en base a los siguientes grados de cambio:

  • Sin displasia: No hay anomalías celulares visibles.
  • Displasia de grado bajo: Pequeña cantidad de anomalías celulares.
  • Displasia de alto grado: Gran cantidad de anomalías celulares que pueden convertirse en cancerosas.

El tratamiento para el esófago de Barrett depende de qué nivel de displasia determine tu médico que tienes. Las opciones pueden incluir:

Sin displasia o displasia de bajo grado.

Si no sufres displasia o es de bajo grado, el médico podría recomendarte un tratamiento que te ayudara a manejar tus síntomas de enfermedad por reflujo gastroesofágico. Los medicamentos para tratarlo incluyen antagonistas H2 e inhibidores de la bomba de protones.

Otra opción es pasar por una cirugía que pueda ayudarte a manejar los síntomas de la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Displasia de alto grado.

Tu médico puede recomendarte procedimientos más invasivos si tienes displasia de alto grado. Por ejemplo, eliminar las áreas dañadas del esófago a través del uso de la endoscopia. En algunos casos, se eliminan porciones enteras del esófago.

Otros tratamientos incluyen:

Ablación por radiofrecuencia.

Este procedimiento utiliza un endoscopio con un accesorio especial que emite calor. El calor destruye las células anormales.

Crioterapia.

En este procedimiento, un endoscopio dispensa gas frío o líquido que congela las células anormales. Las células se dejan descongelar y luego se congelan de nuevo. Este proceso se repite hasta que las células mueren.

Terapia fotodinámica.

Tu médico te inyectará una sustancia química sensible a la luz. Una endoscopia será programada de 24 a 72 horas después de la inyección. Durante la endoscopia, un láser eliminará las células anormales.

Complicaciones del esófago de Barrett.

Pueden aparecer posibles complicaciones con estos procedimientos que pueden incluir:

¿Cuál es el pronóstico para el esófago de Barrett?

El esófago de Barrett aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de esófago. Sin embargo, muchas personas con esta condición nunca desarrollan cáncer. Si sufres enfermedad del reflujo gastroesofágico, habla con tu médico para encontrar un tratamiento que te ayude a manejar los síntomas.

Tu tratamiento debe incluir hacer cambios en tu estilo de vida, como dejar de fumar, limitar el consumo de alcohol y evitar los alimentos picantes. También puedes empezar a realizar comidas más pequeñas con bajo contenido en grasas saturadas, esperando por lo menos 4 horas después de comer para acostarte y elevar la cabecera de tu cama.

Todas estas medidas reducirán el reflujo gastroesofágico. También te puede recetar antagonistas H2 o inhibidores de la bomba de protones.

También es importante programar citas de seguimiento frecuentes con tu médico para que pueda monitorear el revestimiento del esófago. Esto hará que sea más probable que tu médico descubra células cancerosas en las primeras etapas.

error: Contenido protegido.