CÁNCER DE ESÓFAGO

El cáncer de esófago puede aparecer cuando se forma un tumor maligno en el revestimiento del esófago. A medida que el tumor crece, puede afectar a los tejidos profundos y el músculo del esófago. Un tumor puede aparecer en cualquier lugar a lo largo del esófago, incluyendo la unión del esófago con el estómago.

Tipos de cáncer de esófago.

Existen dos tipos de cáncer de esófago.

El carcinoma de células escamosas se produce cuando el cáncer comienza en las células planas y delgadas que componen el revestimiento del esófago. Esta forma aparece con mayor frecuencia en la parte superior o media del esófago pero puede aparecer en cualquier lugar.

El adenocarcinoma se produce cuando el cáncer comienza en las células glandulares del esófago que son responsables de la producción de fluidos como el moco. Los adenocarcinomas son más comunes en la porción inferior del esófago.

Síntomas del cáncer de esófago.

Durante las primeras etapas del cáncer de esófago es probable que no experimentes ningún síntoma. A medida que el cáncer progresa, puedes experimentar:

  • Pérdida de peso involuntaria.
  • Indigestión.
  • Acidez.
  • Dificultad o dolor al tragar.
  • Asfixia frecuente mientras comemos.
  • Vómitos.
  • Alimentos que se vuelven al esófago.
  • Dolor de pecho.
  • Fatiga.

Causas del cáncer de esófago.

Al igual que con la mayoría de cánceres, la causa del cáncer de esófago no se conoce todavía. Se cree que está relacionado con anormalidades o mutaciones en el ADN de las células relacionadas con el esófago.

Estas mutaciones dan la señal a las células de multiplicarse más rápidamente que las células normales. Estas mutaciones también perturban la señal para que estas células mueran cuando deben. Esto hace que se acumulen y se conviertan en tumores.

Quién está en riesgo de desarrollar cáncer de esófago.

Los expertos creen que la irritación de las células del esófago contribuye al desarrollo del cáncer. Algunos hábitos y condiciones que pueden causar irritación incluyen:

Las personas con mayor riesgo de sufrir cáncer de esófago son:

  • Los hombres son tres veces más propensos a desarrollar cáncer de esófago que las mujeres.
  • El cáncer de esófago es más común en los afroamericanos que en otras razas.
  • Las probabilidades de desarrollar cáncer de esófago aumentan con la edad. Si eres mayor de 45 años, el riesgo puede ser mayor.

Los métodos para el diagnóstico de cáncer de esófago pueden incluir lo siguiente:

  • Una endoscopia implica el uso de un instrumento con una cámara conectada a un tubo que baja por la garganta y le permite al médico ver el revestimiento del esófago para detectar anomalías e irritación.
  • La prueba del bario es un examen de imágenes de rayos X que permite al médico ver el revestimiento del esófago. Para ello, se ingiere bario mientras se obtienen las imágenes.
  • Una biopsia es un proceso en el cual el médico extrae una muestra del tejido sospechoso con la ayuda de un endoscopio y la envía a un laboratorio para su análisis.

Tratamiento del cáncer de esófago.

El médico puede recomendar cirugía si el cáncer no se ha propagado a otras partes de tu cuerpo. Tu médico puede recomendarte también quimioterapia o radioterapia.

Estos tratamientos también se realizan algunas veces para reducir los tumores en el esófago para que puedan ser eliminados más fácilmente con la cirugía.

Cirugía.

Si el cáncer no ha crecido más allá de las capas superficiales del esófago, el médico puede extirpar el tumor utilizando un endoscopio. En los casos más graves, una parte del esófago y, a veces, los ganglios linfáticos de alrededor se eliminan.

El esófago se reconstruye con tejido del estómago o del intestino grueso. En los casos graves, una porción de la parte superior del estómago también se puede retirar.

Quimioterapia.

cáncer de esófagoLa quimioterapia consiste en el uso de fármacos para atacar las células cancerosas.

La quimioterapia se puede utilizar antes o después de la cirugía. A veces acompaña el uso de la radioterapia.

La quimioterapia tiene varios efectos secundarios.

La mayoría están relacionados con el hecho de que los medicamentos que se utilizan también matan a las células sanas.

Sus efectos secundarios pueden variar dependiendo de los medicamentos que utilice tu médico. Estos efectos secundarios pueden incluir:

  • Perdida de cabello.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Fatiga.
  • Dolor.
  • Neuropatía.

Radioterapia.

La radioterapia usa radiación para eliminar las células cancerosas. La radiación puede ser administrada externamente con el uso de una máquina o internamente con un dispositivo que se coloca cerca del tumor.

La radiación se utiliza normalmente junto con la quimioterapia y los efectos secundarios son generalmente más graves cuando se utiliza el tratamiento combinado.

Los efectos secundarios de la radiación pueden incluir:

  • Piel que se ve quemada por el sol.
  • Dolor o dificultad al tragar.
  • Fatiga.
  • Úlceras dolorosas en la mucosa del esófago.

Es posible experimentar algunos efectos secundarios del tratamiento después de que finalice el tratamiento. Estos pueden incluir estenosis esofágica, donde el tejido se vuelve menos flexible y puede hacer que el esófago se estreche, por lo que se hará más difícil tragar.

Otros tratamientos.

Si el esófago está obstruido como consecuencia de un cáncer, el médico puede ser capaz de implantar un stent o tubo de metal hacia el esófago para mantenerlo abierto.

También puede utilizar la terapia fotodinámica, que consiste en inyectar el tumor con un fármaco fotosensible que ataca el tumor cuando se expone a la luz.

Perspectiva a largo plazo.

Las posibilidades de recuperación mejoran cuanto más temprano se detecte el cáncer. El cáncer de esófago que se encuentra en etapas posteriores sólo se puede tratar pero no curar.

Las posibilidades de supervivencia pueden mejorar con cirugía si el cáncer no se ha diseminado fuera del esófago.

Prevención del cáncer de esófago.

Aunque no hay manera segura de prevenir el cáncer de esófago, existen algunos pasos que podemos tomar para reducir el riesgo.

Dejar de fumar es clave. Limitar el consumo de alcohol también disminuye el riesgo. Seguir una dieta con muchas frutas y verduras manteniendo un peso saludable también puede ser un medio eficaz para evitar el cáncer de esófago.

error: Contenido protegido.