COMPLICACIONES

Las complicaciones del reflujo gastroesofágico pueden incluir:

Esófago de Barrett.

– Esofagitis por reflujo.

Estenosis esofágica o estrechamiento del esófago.

– Enfermedades dentales.

Cáncer de esófago.

– Ataques de asma.

Los síntomas pueden ser graves, especialmente en personas mayores. Suelen relacionarse con esófago inflamado y dificultades para tragar.

Esófago de Barrett.

Complicaciones del reflujo gastroesofágicoEl esófago de Barrett aparece con más frecuencia por la irritación de la enfermedad del reflujo gastroesofágico. Alguien con esófago de Barrett está en riesgo de sufrir cáncer de esófago debido a los cambios anormales y precancerosos en las células del esófago.

Sólo un pequeño porcentaje de personas con enfermedad del reflujo gastroesofágico desarrollan esófago de Barrett. La edad media es de 55 años, y es más común en los hombres.

Una persona con esófago de Barrett tiene 40-50 veces más probabilidades de desarrollar cáncer de esófago que los que no lo tienen.

La enfermedad del reflujo gastroesofágico grave y de larga duración, la obesidad, el tabaquismo y la baja ingesta de frutas y verduras son factores de riesgo para el esófago de Barrett.

Esofagitis erosiva.

La irritación y la inflamación pueden lesionar el esófago con el tiempo, creando una condición conocida como esofagitis erosiva. Las personas obesas tienen mayor riesgo de desarrollar esofagitis erosiva.

Algunas personas incluso experimentan sangrado. Esto se observa en las heces de color oscuro, así como vómitos con aspecto de café molido o similar.

Las úlceras en el esófago pueden causar sangrado a largo plazo que puede dar lugar a anemia por deficiencia de hierro. Se trata de una enfermedad grave que requiere atención inmediata y atención continua.

Estenosis esofágica.

El esófago puede sufrir graves heridas con el tiempo. Esto puede dar lugar a cicatrices y al desarrollo de un área estrecha, similar a una banda, conocida como estenosis.

Una estenosis puede resultar en disfagia (alteraciones de la deglución). Las estenosis normalmente requieren tratamiento.

Enfermedades dentales.

La erosión del esmalte dental es debida al reflujo ácido que llega hasta la boca. Las personas con enfermedad del reflujo gastroesofágico significativa también sufrirán enfermedad de las encías, pérdida de dientes e inflamación de la boca, probablemente debido a la falta de saliva.

Ataques de asma.

Existe una conexión entre la enfermedad del reflujo gastroesofágico y el asma. El reflujo de ácido en el esófago puede desencadenar una respuesta inmune.

Pequeñas cantidades de ácido también puede terminar en la boca y después ser inhaladas. Esto también podría causar inflamación de las vías respiratorias e irritación. Estos procesos pueden desencadenar ataques de asma y hacer que el asma sea más difícil de controlar.

Los medicamentos para el asma y los ataques de asma también pueden relajar el esfínter esofágico inferior, por lo que los síntomas de enfermedad del reflujo gastroesofágico son peores en algunas personas.

Las personas con enfermedad del reflujo gastroesofágico tienen un mayor riesgo de sufrir otras enfermedades respiratorias y de garganta, incluyendo:

  • Laringitis crónica.
  • Tos crónica.
  • Granulomas, o protuberancias de color rosa en las cuerdas vocales.
  • Voz ronca y dificultad para hablar.
  • Aspiración pulmonar (a menudo recurrentes y graves).
  • Fibrosis pulmonar idiopática, o cicatrización pulmonar.
  • Trastornos del sueño.
  • Constante carraspeo.

Revertir el daño.

La mayoría de las personas con enfermedad del reflujo gastroesofágico tienen síntomas leves que pueden ser tratados con éxito con cambios en el estilo de vida como:

  • dejar de fumar.
  • perder peso.
  • comer porciones más pequeñas en las comidas.

También, evitar ciertos alimentos que desencadenan los síntomas de la enfermedad del reflujo gastroesofágico y así encontrar alivio. Los alimentos que debemos evitar para disminuir el reflujo son:

  • alcohol.
  • frutas cítricas.
  • cafeína.
  • café.
  • refrescos de cola y otras bebidas carbonatadas.
  • chocolate.
  • alimentos fritos y grasos.
  • ajo.
  • cebollas.
  • menta.
  • salsa de tomate.

Los cambios en la dieta, por lo general, permiten que el cuerpo se cure en la mayoría de los casos, e implica que no habrá daños a largo plazo en el esófago, la garganta o los dientes. Sin embargo, a veces los cambios en el estilo de vida no son suficientes.

Los casos más graves de enfermedad del reflujo gastroesofágico pueden ser tratados con medicamentos como:

  • antiácidos.
  • antagonistas o bloqueadores de los receptores de histamina como famotidina ranitidina.
  • Inhibidores de la bomba de protones como lansoprazol y omeprazol.

La cirugía puede ser un tratamiento efectivo para la enfermedad del reflujo gastroesofágico significativa en personas que no responden a otros tratamientos.

error: Contenido protegido.