SOBREPESO Y REFLUJO GASTROESOFÁGICO

Tener sobrepeso está relacionado con muchos problemas de salud, y sobrepeso y reflujo gastroesofágico son un ejemplo.

También podemos incluir depresión, fatiga y un mayor riesgo de sufrir enfermedades crónicas, como enfermedades del corazón.

Comprender la relación entre el exceso de kilos y el reflujo ácido puede ayudar a tomar medidas para mantener el peso ideal. Esto puede proporcionar un alivio para la acidez estomacal. Además debemos tener en cuenta la relación entre exceso de peso, hernia de hiato y reflujo.

El reflujo gastroesofágico es una dolencia común. Al menos 30 millones de personas en todo el mundo experimentan síntomas de acidez diariamente. Casos frecuentes de acidez estomacal pueden ser un síntoma de enfermedad por reflujo gastroesofágico.

Esto se conoce normalmente como reflujo ácido. Pero si se vuelve una condición crónica requerirá tratamiento médico para reducir el daño esofágico.

El ardor de estómago provoca sensaciones de ardor que se producen alrededor del pecho y el tracto gastrointestinal superior. Estas sensaciones de ardor ocurren cuando los ácidos del estómago vuelven hacia el esófago. Este malestar puede durar hasta dos horas cada vez.

La acidez puede aparecer en cualquiera persona. La enfermedad por reflujo gastroesofágico, sin embargo, causa síntomas al menos dos veces por semana. Aparte de las sensaciones de ardor clásicas, la enfermedad por reflujo gastroesofágico también puede causar:

  • Sabor amargo en la boca.
  • Tos.
  • Eructos excesivos.
  • Flatulencia.
  • Dolor de garganta.
  • Dificultades para tragar.
  • Sibilancias.

Si usted sufre de forma ocasional o permanente de reflujo ácido, el exceso de peso puede ser un factor que juegue en su contra.

Exceso de peso y síntomas de reflujo.

La acidez ocasional puede pasarle a cualquiera pero sobrepeso y reflujo suelen ir de la mano. Es una de las causas de reflujo gastroesofágico más comunes. De hecho, los grandes expertos identifican la obesidad como la principal causa de acidez frecuente.

El exceso de peso aumenta la presión abdominal, provocando fugas de ácido del estómago y el consiguiente reflujo. La ropa apretada también puede agravar los síntomas de la acidez estomacal.

La pérdida de peso puede ayudar a aliviar el reflujo gastroesofágico, además de hacer que tu ropa quede más suelta y ayudarte con este problema.

Sobrepeso y reflujo gastroesofágico.

Obesidad y reflujo gastroesofágico están relacionados entre sí, ya que el sobrepeso es el mayor factor de riesgo asociado con la enfermedad por reflujo gastroesofágico.

El aumento de peso temporal, como por ejemplo durante el embarazo, también puede causar ardor de estómago.

En tales casos, los síntomas generalmente desaparecen una vez que se recupere el peso normal.

El reflujo ácido también puede agravarse y causar otros problemas de salud como:

  • Asma.
  • Dolor de pecho.
  • Tos crónica.
  • Dolor de garganta.
  • Tumores de las cuerdas vocales.

Tu dieta también puede jugar un papel en el reflujo gastroesofágico, siendo una gran forma de controlar sobrepeso y reflujo.

Los siguientes alimentos son conocidos por agravar la enfermedad por reflujo gastroesofágico:

  • Reflujo por alcohol.
  • Bebidas carbonatadas.
  • Aalimentos cítricos (los jugos de frutas).
  • Café.
  • Alimentos grasos.
  • Ajo.
  • Menta.
  • Alimentos procesados ​​envasados.
  • Comida picante.
  • Tomates y productos relacionados.

La reducción en la dieta de estos alimentos puede beneficiar de dos maneras: puede ayudar a aliviar los síntomas a corto plazo e incluso ayudar a perder peso a largo plazo.

Consejos para bajar de peso.

sobrepeso y reflujo gastroesofágicoLa pérdida de peso es una de las mejores maneras de vencer la enfermedad por reflujo gastroesofágico. El primer paso es reducir la ingesta diaria de calorías.

La reducción de alimentos altos en grasa puede ayudar a reducir calorías mientras que también disminuye el riesgo de sufrir acidez estomacal.

Lo mismo puede decirse de los alimentos envasados ​​y otros elementos no nutritivos, como el azúcar.

El ejercicio es otra técnica para perder peso que es especialmente útil en personas con acidez estomacal. Dar un paseo después de una comida ayuda a quemar calorías, así como a mejorar la digestión. De esta forma, es menos posible que existan fugas de ácido del estómago.

En casos de obesidad severa podría no ser suficiente con dieta y ejercicio, y en algunos casos sería necesario recurrir a cirugía para perder peso. Sigue estos consejos para no encontrar tantos problemas:

  • Comer comidas más pequeñas.
  • No comer menos de 2 horas antes de acostarse.
  • Elevar la cabecera de la cama con una cuña.
  • Comer despacio.
  • Evitar alimentos picantes y con alto contenido de grasa.

Existe un fuerte vínculo entre sobrepeso y reflujo gastoesofágico. La pérdida de peso es uno de los mejores cambios de estilo de vida que puedes hacer para reducir la acidez estomacal, así como el riesgo de otras complicaciones de salud.

Si sufres enfermedad por reflujo gastroesofágico, asegúrate de seguir un tratamiento para evitar el daño esofágico. Habla con tu gastroenterólogo si no mejoras a pesar de tus esfuerzos para perder peso.

error: Contenido protegido.