¿QUÉ ES EL REFLUJO GASTROESOFÁGICO?

El reflujo gastroesofágico se produce cuando el contenido del estómago retrocede hacia el esófago.También se llama regurgitación ácida o reflujo ácido. El reflujo gastroesofágico es un trastorno digestivo común.

Según estudios recientes, más de 100 millones de personas sufren de reflujo gastroesofágico al menos una vez al mes. Más de 25 millones de personas lo sufren todos los días.

El reflujo gastroesofágico, por lo general, causa una sensación de ardor en el pecho. Esta sensación se irradia desde el estómago a la mitad del pecho o la garganta. Esto también se conoce como ardor de estómago.

El reflujo gastroesofágico también puede causar un sabor amargo en la parte posterior de la boca. El reflujo crónico puede conducir a dificultad para tragar y, en algunos casos, incluso puede causar problemas al respirar como, por ejemplo, el asma.

Reflujo gastroesofágico

Causas del reflujo gastroesofágico.

El músculo del extremo inferior del esófago se llama esfínter esofágico inferiorEl esfínter esofágico inferior es una válvula que normalmente se abre durante un tiempo limitado cuando tragamos.

El reflujo gastroesofágico ocurre cuando el esfínter esofágico inferior no se cierra correctamente o con suficiente fuerza. Un esfínter esofágico inferior defectuoso o debilitado permite que los jugos digestivos y el contenido del estómago retrocedan de nuevo hacia el esófago.

Las comidas abundantes provocan que el estómago se estire mucho y puede aflojar temporalmente el esfínter esofágico inferior.

Otras causas del reflujo gastroesofágico incluyen:

  • obesidad.
  • estrés.
  • hernia hiatal (cuando una parte del estómago empuja hacia arriba a través del diafragma).
  • consumir determinados alimentos (bebidas carbonatadas en particular, café y chocolate).

Si notas que tu reflujo sólo se produce con ciertos alimentos, trata de seguir una dieta para el reflujo gastroesofágico. Algunas personas también notan que sentarse con la espalda recta durante y después de comer mejora sus síntomas.

Tipos de reflujo gastroesofágico.

La mayoría de las personas experimentan reflujo gastroesofágico ocasionalSin embargo, en algunos casos, esta condición digestiva es crónica. Se considera enfermedad por reflujo gastroesofágico si se produce más de dos veces por semana.

El reflujo gastroesofágico puede afectar tanto a bebés y niños como a adultos. Los niños menores de 12 años, por lo general, no experimentan acidez estomacal. En cambio, pueden aparecer complicaciones del reflujo gastroesofágico como:

  • dificultad al tragar.
  • tos seca.
  • asma.
  • laringitis (pérdida de voz).

Estos síntomas alternativos también pueden aparecer en los adultos.

Reflujo gastroesofágico en niños.

Los adultos no son los únicos afectados por el reflujo gastroesofágico. El reflujo gastroesofágico en niños suele aparecer durante sus primeros tres meses de vida. Es importante que el pediatra diferencie entre reflujo normal y reflujo gastroesofágico.

La regurgitación e incluso vómitos es normal y puede no molestar al niño. Otros signos de reflujo normales incluyen:

  • irritabilidad.
  • incomodidad.
  • arqueo de la espalda durante o inmediatamente después de las comidas.
  • mala alimentación.
  • tos.

Estos síntomas generalmente no son perjudiciales para el niño.

El reflujo gastroesofágico en niños desaparece por sí solo alrededor de los 12-18 meses de edad. Si los síntomas persisten más allá de los 18 meses de edad o se agravan, consulta con el médico de tu hijo. Los síntomas de tu hijo pueden ser un signo de reflujo gastroesofágico.

Los síntomas graves del reflujo gastroesofágico en niños incluyen:

  • falta de aumento de peso.
  • falta de apetito.
  • problemas respiratorios.

Llama a su médico de inmediato si tu hijo:

  • vomita grandes cantidades.
  • escupe líquido verde o marrón.
  • tiene dificultad para respirar después de escupir.

Para reducir los síntomas del reflujo, el médico puede sugerir:

  • hacer eructar al niño un par de veces durante la comida.
  • comidas más frecuentes pero más pequeñas.
  • mantener al niño en posición vertical durante 30 minutos después de comer.
  • cambiar su dieta (si está dando el pecho).
  • cambiar el tipo de fórmula.
  • ciertos medicamentos para controlar los síntomas.

También puede ser referido a un gastroenterólogo pediátrico. A veces es necesario realizar más pruebas.

Esofagitis por reflujo.

La esofagitis es un término general para la inflamación del esófago. Puede estar acompañada de irritación.

La esofagitis por reflujo es un tipo de esofagitis asociada con el reflujo gastroesofágico. Es causada por el ácido del estómago que retrocede hasta el esófago. Esto daña los tejidos del esófago. A menudo causa acidez estomacal, que puede llegar a ser crónica.

Enfermedad de reflujo gastroesofágico.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico es una enfermedad digestiva crónica. Afecta a personas de todas las edades, incluyendo niños. Es la forma más grave de reflujo gastroesofágico y con el tiempo puede causar problemas de salud más graves si no se trata. El reflujo ácido que se produce más de dos veces a la semana y causa inflamación del esófago se considera enfermedad de reflujo gastroesofágico.

Los síntomas de la enfermedad de reflujo gastroesofágico incluyen:

  • acidez.
  • regurgitación.
  • dificultad al tragar.
  • sensación de saciedad excesiva.

Consulta a tu médico si tienes síntomas para que te indique un tratamiento para el reflujo gastroesofágico.

Consejos para evitar el reflujo gastroesofágico.

Vivir con reflujo gastroesofágico no es conveniente. Afortunadamente, los síntomas del reflujo gastroesofágico pueden ser controlados a través de estos consejos para evitar el reflujo gastroesofágico:

  • dejar de fumar.
  • reducir el consumo de alcohol.
  • comer menos grasa.
  • evitar los alimentos que desencadenan los ataques.
  • perder peso.
  • dormir en diferentes posiciones.
  • antiácidos.
  • medicamentos antireflujo.
  • cirugía.

La mayoría de las personas que tienen reflujo gastroesofágico no tienen problemas de salud a largo plazo. Sin embargo, la enfermedad por reflujo gastroesofágico puede aumentar el riesgo de sufrir esófago de Barrett. Este es un cambio permanente en el revestimiento del esófago.

El esófago de Barrett aumenta el riesgo de cáncer de esófago. Sin embargo, este tipo de cáncer es muy poco frecuente, incluso en personas con esófago de Barrett. Según este estudio, durante un período de 10 años, sólo 10 de cada 1.000 personas con esófago de Barrett desarrollaron cáncer.

Sin embargo, los pacientes con enfermedad por reflujo gastroesofágico deben someterse a menudo a una endoscopia. En este procedimiento, un médico especialista examinará el revestimiento del esófago mediante un endoscopio, en busca de cambios en el esófago o cáncer de Barrett con el fin de encontrar los problemas a tiempo suficiente como para ser capaces de ofrecer un tratamiento efectivo.

error: Contenido protegido.